Las Rosas

Las Rosas, son bellas flores y delicadas, tan suaves y perfumadas que son apreciadas por muchos. Nuestras niñas también son bellas y con gran valor. Queremos hacer de ellas grandes mujeres.

Este centro de atención de niñas “Las Rosas” empezó a funcionar en 2007, se encuentra ubicado en la 8a. avenida. 16-12, zona 1, actualmente se atienden 140 niñas en edades comprendidas de 7 a 15 años.

Bajo el cuidado del centro, las niñas reciben educación primaria, las adolescentes asisten al Instituto Belén, por la tarde permanecen en el Centro y participan de las actividades extracurriculares del Centro Cultural Metropolitano, conjuntamente con el resto de población.

El establecimiento posee la capacidad física, técnica y administrativa básica para brindar atención integral, el personal, está integrado por directora, maestras, niñeras, personal de limpieza, cocina y seguridad, además se cuenta con el equipo técnico multidisciplinario.

A partir del año 2009, el Centro posee cobertura técnica del Ministerio de Educación, por medio de la Escuela Municipal para Niñas Las Rosas con las modalidades educativas de primaria acelerada para las niñas con sobre-edad. Como valor agregado se imparten clases de computación y etiqueta; asimismo se utiliza la metodología activa acorde a los nuevos parámetros indicados por el MINEUC.

Se imparte capacitación sobre cocina a madres de los tres Centros con la finalidad de prepararlas a un mejor trabajo o independizarse para mejorar su nivel de vida y por ende el de sus familias.

El Centro se llama “Las Rosas” porque simboliza la belleza que adquieren las niñas al participar en los programas del Centro, tanto en los aspectos educativos y espirituales por medio de la educación por principios.

En el centro las niñas aprenden valores, hábitos familiares y prácticas de convivencia diaria familiar y social. Los valores que fomenta el Jardín son Limpieza, Orden, Servicio, Responsabilidad, Obediencia, Sabiduría, Amor y Sinceridad.

Testimonios

Cuando Lucía R. conocí el Centro de Atencíon para Niños en Riesgo de Calle tenía 2 años y su madre, que trabaja vendiendo frutas en una banqueta, como no ten'a quien le cuidara a su pequeña se veía en la necesidad de llevarla con ella a sus labores diarias.

Lucía tiene 8 meses de asistir a dicho centro, pero su vida y la de su madre han cambiado rotundamente. Ahora esta niña disfruta de su niñez junto a otros pequeñitos de su edad, con quienes tiene la oportunidad de estudiar y jugar mientras su madre puede trabajar tranquila pues su niña es bien atendida. Pero eso no es todo la madre está participando en los cursos que ahora se están impartiendo en estos centros, que ayudan a los niños y sus familias.

Rosita 13 años

Mis papás me enviaban a trabajar vendiendo flores. Las vendía por la noche porque era la hora en que más me compraban, sin embargo es la hora más peligrosa. He sido víctima de comentarios abusivos y burlas, todos los días me exponía a que me hicieran daño. Trabajé desde muy pequeña para llevar sustento a mi casa, mi papá nunca fue una persona responsable y por parte de él sufríamos maltrato mi madre, mis hermanitos y yo. Hubo días en que él me pegaba tanto que no podía ni levantarme. Un amiguito me cont&iocute; de los albergues de la municipalidad, al principio me daba miedo ir, pero luego agarré valor y pedí ayuda. La gente ahí es muy buena, me ha ayudado a mí y a mis hermanos, sigo trabajando pero ahora estoy estudiando, voy en 6to. Curso de primaria y también voy a cursos de danza. Con este lugar encontré una salida a mi tristeza y ahora sé que saldré adelante, por mí y por mi familia.